Me gusta pensar en este vídeo como si de un poema visual se tratara.

Uno que habla de la melancolía del ser y no saber.

También sobre que el plástico nos come 🙁